1-847-461-9798 — contact@newgress.com
logo

El aspecto del cáncer de mama del que nadie habla

El sexo y el cáncer. No es común escuchar esas dos palabras en la misma oración. La Dra. Kristin Rojas, M.D., quiere que esto cambie.

“Tengo un interés particular en los aspectos menos analizados de la supervivencia, como la salud sexual y la intimidad. Hace 20 años, el cáncer de mama ni siquiera era un tema del que se hablaba. La conversación alrededor de la supervivencia ha cambiado. Ya no se trata de preguntarse ‘¿va a sobrevivir?’, sino de ‘¿cómo va a vivir?’”, afirma la Dra. Rojas. La Dra. Rojas, cirujana ginecológica certificada especializada en cáncer de mama, se unió hace poco a Sylvester Comprehensive Cancer Center, parte de University of Miami Health System.

Lo que nos indica es muy interesante. Dependiendo del estadio y el tipo de cáncer, los índices de supervivencia de cáncer de mama a cinco años están aumentando. “Las mujeres que reciben un diagnóstico temprano tienen el 100 % de probabilidades de sobrevivir a los cinco años. En los últimos cinco años, se han desarrollado tratamientos dirigidos que son completamente revolucionarios para mujeres con una enfermedad más avanzada. El pronóstico es cada vez mejor”, afirma la Dra. Rojas.

Cuando la cura tiene consecuencias

Si bien las mujeres pueden vivir más tiempo, los tratamientos que les salvan la vida están afectando su salud sexual. La quimioterapia detiene la producción de estrógeno y los medicamentos disminuyen la cantidad de estrógeno en el cuerpo. Debido a que las mujeres más jóvenes suelen ser diagnosticadas de cánceres de mama más agresivos, los tratamientos que reciben pueden iniciar lo que se conoce como menopausia quirúrgica o médica. Con el tiempo, la menopausia prematura puede derivar en numerosos problemas de salud sexual:

  • Sequedad, irritación y atrofia vaginal.
  • Sofocos.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Disfunción del suelo pélvico, incluidos la incontinencia, el estreñimiento, el dolor durante la actividad sexual y problemas de la salud reproductiva.
  • Disminución de la libido.
  • Dificultad para alcanzar el clímax.

Ahora que las normas de tratamiento recomiendan los antiestrógenos en pacientes con cáncer de mama durante 10 años en lugar de 5, la Dra. Rojas advierte que las pacientes tienen mayor riesgo de padecer disfunción sexual femenina (Female Sexual Dysfunction, FSD). De hecho, el 80 % de las sobrevivientes de cáncer de mama experimentan FSD. Las mujeres y los hombres que son diagnosticados de otros tipos de cáncer también tienen problemas relacionados con la salud sexual.

Mientras trabajaba en el hospital más grande de Brooklyn, Nueva York, la Dra. Rojas conoció a tantas mujeres con FSD que creó un programa para mujeres de todas las edades y preferencias sexuales destinado a abordar distintas cuestiones. También tiene pensado lanzar un programa similar en Sylvester. Normalmente, la primera visita de una hora incluye un examen ginecológico y una charla profunda. Las próximas visitas podrán ser virtuales si la paciente lo prefiere. Dado que las personas tienen una vida más larga y sana, las pacientes con cáncer de mama de mayor edad deciden seguir tratamientos más de lo que habrían hecho sus madres.

“Si he aprendido algo de mi trabajo, es a no asumir nada acerca de las preferencias íntimas, sin importar la edad o la orientación sexual. Uno no necesita tener pareja o ser sexualmente activo para padecer disfunción sexual. Los mismos síntomas pueden llevar a una micción dolorosa y a infecciones urinarias, que para una mujer de edad avanzada podría implicar terminar en la unidad de cuidados intensivos”, advierte la Dra. Rojas.

¿Cuál es el mayor obstáculo para resolver la FSD? El silencio.

“Cuando comencé a trabajar con mujeres con cáncer de mama, solo algunas de ellas mencionaban sus inquietudes sobre los problemas de salud sexual. Aprender sobre esas mujeres me hizo abrir los ojos ante este problema. Cuando comencé a preguntar, aprendí que la mayoría de las mujeres experimentan algunos efectos secundarios sexuales con el tratamiento. Como proveedores, lo que queremos hacer es ayudar, pero los problemas son complicados y no hay muchas opciones para las mujeres, en comparación con aquellas opciones para tratar la disfunción sexual de los hombres. Además, a los pacientes y sus oncólogos les preocupan las posibles interacciones con medicamentos o el riesgo de recurrencia”, indica la Dra. Rojas.

Los oncólogos proporcionan tanta información durante una interacción con el paciente, que no siempre tienen suficiente tiempo para analizar temas más delicados. Es por eso que el programa que la Dra. Rojas quiere presentar en Sylvester se enfoca en la salud sexual y estará basado en su experiencia en ginecología. “Me siento cómoda al comunicarme con mujeres en momentos vulnerables de su vida”. La disfunción sexual femenina también está empezando a tener mayor reconocimiento por parte de las industrias farmacéutica y de productos personales.

Encontrar soluciones

Una búsqueda de soluciones llevó a la Dra. Rojas a explorar formas de ayudar a las sobrevivientes de cáncer de mama a tratar las inquietudes más comunes sobre la intimidad y la salud sexual. Comienza con tratamientos conservadores, con el tratamiento de la sequedad y el dolor, sigue por los problemas del suelo pélvico y continúa con la libido. “La sequedad y los dolores hacen que la penetración durante el coito sea dolorosa. Al asociar el dolor con el sexo, estoy convencida de que se crea un círculo vicioso negativo que puede causar espasmos en el músculo del suelo pélvico y disfunción. La mayoría de las mujeres no tiene, de manera natural, ganas de participar en un acto doloroso que también podría asociarse a la culpa, el diagnóstico y los cambios en la imagen corporal. Si bien el tratamiento de la disminución de la libido es complejo e implica la evaluación del estado de la relación si la mujer tiene pareja, los problemas metabólicos/endocrinos y los efectos secundarios de los medicamentos, romper con el ciclo negativo de que la actividad sexual equivale a dolor y ansiedad es un buen lugar para empezar”.

Estas son algunas recomendaciones: 

Problemas: Sequedad y atrofia vaginal, dolor durante las relaciones sexuales. 

Soluciones:

Aceite de coco orgánico con un solo ingrediente. Utilice el aceite como parte de su tratamiento diario después de ducharse para asegurarse de que la humedad se mantenga en el interior. Frote el aceite entre los dedos para derretirlo y luego aplíquelo en la zona exterior de la vagina.

Evite los productos irritantes. La piel con falta de estrógeno es delicada y puede desarrollar alergia a los ingredientes fuertes. Evite las tinturas, las fragancias, los parabenos y otros productos químicos que se encuentran en el detergente para la ropa, el gel de baño, los baños de burbujas y otros productos. Evite las duchas vaginales o los productos de higiene íntima femenina, ya que algunos podrían contener sustancias químicas cancerígenas. Además, estos productos alteran el delicado equilibrio de bacterias buenas y malas dentro de la vagina.

Humectantes vaginales con ácido hialurónico. Este es un ingrediente que genera el cuerpo de manera natural, y suele encontrarse en los humectantes faciales. El ácido hialurónico toma la humedad del ambiente, lo que ayuda a la piel a mantenerse humectada. Pida a su médico recomendaciones de productos sin hormonas.

Lubricante antes de mantener relaciones sexuales. Los productos a base de silicona son menos pegajosos y duran más. Opte por productos con ingredientes simples. Pruebe lubricantes a base de agua si tiene alergia a la silicona.

Dilatadores vaginales y fisioterapia. Si la atrofia es grave, los dilatadores pueden estimular y elongar delicadamente los tejidos vaginales. La fisioterapia para el suelo pélvico también puede ayudar.

Hormonoterapia. Si los demás métodos no funcionan, la Dra. Rojas puede recetar un breve tratamiento de supositorios vaginales de estrógeno de baja dosis para “remodelar” la vagina y aliviar el dolor. Si bien ningún estudio muestra que el estrógeno vaginal aumenta el riesgo o la progresión del riesgo de cáncer, hable con su oncólogo antes de utilizar productos hormonales.

Problema: Disfunción del suelo pélvico.

Solución:

Fisioterapia. Los fisioterapeutas especializados en la salud femenina trabajan personalmente con las pacientes en la relajación de los músculos del suelo pélvico y la restauración de la funcionalidad.

Problema: Disminución de la libido.

Soluciones:

Ejercicio. El ejercicio mejora la salud mental y física, la imagen corporal y el nivel de energía.

Higiene del sueño. La fatiga y la falta de sueño pueden alterar una vida amorosa sana. Mantenga un horario de sueño regular, use la cama solo para dormir y mantener relaciones sexuales, y cierre las persianas un par de horas antes de irse a dormir.

Consumir menos alcoholEl antiguo dicho de que el alcohol aumenta el deseo pero interfiere en el rendimiento tiene algo de verdad.

Productos con CDB. El cannabidiol (o CBD) se comercializa para todos los problemas de salud que uno se pueda imaginar; sin embargo, no está regulado por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Al día de hoy, no existe evidencia científica que demuestre que el CBD aumenta la libido.

Sea consciente. Entrar en clima lleva tiempo, especialmente si se está lidiando con problemas de salud estresantes. Practique tomar aire lenta y profundamente para calmar el cuerpo y la mente.

Evalúe sus medicamentos. Los antidepresivos como el Zoloft disminuyen la libido, mientras que otros, como el Wellbutrin, actúan de manera similar, pero sin efectos secundarios de carácter sexual. Pregunte a su médico si debería cambiar de medicamento.

Viagra femenino. La flibanserina (Addyi) y la bremelanotida (Vyleesi) ayudan a algunas pacientes que sufren disminución de la libido. La flibanserina actúa en el cerebro y es un medicamento no hormonal. Advertencia: El tamoxifeno puede interferir en la acción de la flibanserina y provocar mareos. Si eso sucede, la Dra. Rojas sugiere tomar la flibanserina día por medio. La bremelanotida requiere una inyección en el estómago o el muslo 45 minutos antes de la relación sexual, por lo que no sería el camino más conveniente o propicio para tener mejores relaciones.

Interceda por usted misma

“Algunas pacientes se sienten culpables al hablar de inquietudes sobre la salud sexual; creen que deberían estar agradecidas de estar vivas, pero mientras más hablen las mujeres sobre este tema, más empresas farmacéuticas y médicos responderán”, afirma la Dra. Rojas. Ella está muy entusiasmada por trabajar en el equipo multidisciplinario de Sylvester para crear programas que apoyen a las mujeres en todos los aspectos de su tratamiento contra el cáncer. “Se necesita un grupo de expertos, y este programa es solo uno de los aspectos de este equipo”.

Si tiene alguna inquietud, pregunte a su ginecólogo si conoce a alguien que se especialice en problemas de salud sexual. Recuerde que interceder por usted misma no solo la ayuda a usted, también ayuda a los demás. Como dice la Dra. Rojas, “ninguna mujer debería tener que sufrir en silencio”.

Para programar una cita con la Dra. Kristin Rojas, llame al 1-844-324-HOPE (4673) o haga clic aquí. Para obtener más información sígala en Instagram.


Nancy Moreland es una colaboradora habitual de UMiami Health News. Ha escrito artículos para numerosos y reconocidos sistemas de atención médica y para los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Sus artículos también aparecen en Chicago Tribune y US News & World Report.


LEER MÁS

¿Examen de seno? Sí, se debe hacer

Las mamografías pueden detectar tumores antes de que se puedan palpar.  Pero los autoexámenes mensuales pueden ayudarle a notar cambios en los senos que luego debe comunicar a su médico. Leer mas.

 

Leave a Comment