1-847-461-9798 — contact@newgress.com
logo

Hablemos sobre el color de su orina

Si bien es posible que no desee pensar en ella, la orina es un indicador de su estado de salud general.

La orina normal es un 95 % de agua más otros compuestos extraídos del cuerpo. Los riñones la producen cuando filtran el exceso de agua y desperdicios de la sangre que circula por el cuerpo. Los cambios en los hábitos urinarios o en la apariencia de la orina pueden indicar una afección médica subyacente.

Los signos comunes incluyen cambio de color de la orina, orina turbia o con sangre, y mayor frecuencia o dolor durante la micción. Si observa alguna anomalía, comuníquese con su médico para que le ordene un análisis de orina y, posiblemente, de sangre.

¿Cómo luce su orina?

El color y la claridad de la orina pueden decirnos mucho.

Amarillo pálido/transparente

Una tonalidad pajiza significa que está adecuadamente hidratado. El color normal de la orina no es completamente transparente; debe tener un toque de amarillo.

Amarillo oscuro

Este es un signo de que está deshidratado y necesita beber más líquido.

Amarrillo neón

Esto podría indicar un nivel elevado de vitamina B en la sangre. Si suele ver este color en la orina, hable con su médico.

Completamente transparente

Si la orina es completamente transparente, es probable que esté bebiendo demasiada agua y otros líquidos en un período muy corto. Esto podría disminuir la cantidad de electrolitos en el cuerpo.

Rojo o rosado

Si bien es inquietante, este color podría ser el resultado inofensivo de haber comido remolacha o ruibarbo. O bien, podría ser un signo de sangre en la orina. Esto puede ser causado por afecciones que podrían indicar desde una simple infección hasta cáncer. La orina con sangre nunca es normal y debe ser evaluada por un médico para que indique un tratamiento. No debe suponer que se resolverá solo.

Anaranjado

Si come mucha zanahoria, su orina podría tornarse anaranjada temporalmente. Por otro lado, este color podría ser causado por deshidratación, ictericia o bilis en la orina. Si está tomando medicamentos, como fármacos de quimioterapia, sulfasalazina o laxantes, es posible que la orina se torne de un tono anaranjado.

Marrón oscuro

Consumir ruibarbo o aloe podría tornar la orina de color marrón. Otras causas podrían incluir deshidratación, infección urinaria, ictericia, medicamentos como la cloroquina o el metronidazol, y ejercicio excesivo.

Verde o azul

Este cambio en el color de la orina puede ser alarmante, pero puede ser causado simplemente por consumir colorante de alimentos. De manera similar, los tintes inyectados en pacientes a los que se les realizan estudios de diagnóstico por imagen de los riñones o la vejiga también pueden teñir la orina de color verde azulado. Esta diferencia de color también puede ser un signo de infección bacteriana o un efecto secundario de algún medicamento, como la indometacina, la amitriptilina y el propofol.

Turbia

La orina turbia puede ser causa de deshidratación o infección urinaria, cálculos renales o algunos trastornos crónicos.

¿Su orina tiene un olor extraño?

Un olor fuerte parecido al amoníaco indica que la orina podría estar concentrada debido a la deshidratación. O bien, podría ser signo de una infección urinaria, cálculos en los riñones, una infección en la vejiga, diabetes o una enfermedad metabólica. Si esto persiste después de hidratarse, consulte con un médico.

El olor de la orina también puede cambiar con determinados medicamentos y después de beber café o comer espárragos o ajo.

¿Siente dolor al orinar?

La micción dolorosa o con ardor justifica realizar pruebas adicionales, como un análisis de orina.

El dolor podría ser causado por lo siguiente:

  • una infección urinaria cuando la bacteria infecta los riñones, la vejiga o la uretra;
  • inflamación de la vagina;
  • inflamación de la vejiga o la uretra;
  • una enfermedad prostática o cáncer de próstata;
  • cáncer sin diagnosticar (raro).

¿Orina demasiado?

La micción frecuente puede interrumpir las actividades normales como el sueño, el trabajo y los pasatiempos, lo cual puede volverse muy frustrante. Sin embargo, esto también podría ser parte de un proceso normal de la edad. A medida que envejecemos, la vejiga pierde su habilidad de almacenar bien la orina, y los músculos de la vejiga se contraen más de lo que deberían.

La micción frecuente también puede ser causada por lo siguiente:

  • aumento en el consumo de líquidos, especialmente al beber grandes cantidades de cafeína o alcohol;
  • el consumo de determinados medicamentos, como los diuréticos;
  • las infecciones urinarias, que pueden inflamar la vejiga y provocar un aumento en la necesidad de orinar;
  • la diabetes, que puede afectar las vías urinarias y hacer que los riñones excreten grandes cantidades de agua, es decir, produzcan exceso de orina;
  • la hipertrofia prostática benigna en hombres de edad avanzada puede provocar micción frecuente y dificultad para orinar.

El cuerpo necesita agua para funcionar de la mejor forma posible todos los días.

Aproximadamente entre el 45 % y el 75 % del peso total y hasta el 75 % de la masa muscular están compuestos de agua. Debido a que, literalmente, estamos hechos de H2O, es esencial mantenernos hidratados.

La deshidratación es extremadamente peligrosa y puede derivar en problemas de visión, confusión, insuficiencia orgánica e incluso la muerte.

Una deshidratación leve puede afectar negativamente el rendimiento físico, el equilibrio, el nivel de energía, la claridad mental, la memoria y el estado de ánimo. Es muy importante que los ancianos (que experimentan una disminución en la sensación de sed), los niños pequeños, los deportistas y aquellas personas con afecciones del corazón beban suficiente agua.

Además, se tiene mayor riesgo de deshidratación cuando el cuerpo se encuentra bajo estrés o si se está combatiendo un resfriado o gripe.

Cómo mantenerse hidratado

  • Comience el día con un vaso lleno de agua (no solo café o jugo).
  • Beba agua de a sorbos (no de golpe) a lo largo del día. Tomar un vaso con agua rápidamente le dará ganas de ir al baño, pero es posible que el cuerpo no la absorba por completo.
  • Beba agua a temperatura ambiente (o incluso tibia). El agua fría provoca un impacto en el sistema digestivo.
  • Beba incluso más agua antes, durante y después de hacer ejercicio.
  • Reponga el agua del cuerpo después de sudar.
  • Beba más agua antes y después de consumir bebidas azucaradas, alcohólicas o con cafeína.

Contenido médico revisado por Katherine Amin, M.D., uróloga de University of Miami Health System.
Escrito por Dana Kantrowitz, colaboradora de UMiami Health News.


LEER MÁS

Estas son las primicias sobre las heces

Para obtener más información sobre lo que puede aprender de las cosas que suceden en el baño, haga clic aquí.

Leave a Comment