1-847-461-9798 — contact@newgress.com
logo

¿Están algunas personas protegidas de la COVID-19?

Tras meses de la pandemia de coronavirus, la mayoría de nosotros ha oído historias acerca de una diversidad de respuestas entre los pacientes afectados por la COVID-19, incluso aquellos que viven bajo el mismo techo.

¿Esto significa que algunas personas tienen una protección natural contra el nuevo coronavirus?

Tal vez, pero no en la manera que creemos, dice Bhavarth Shukla, M.D., MPH, director médico de control de infecciones en University of Miami Health System.

“Hay tantas variables [en esta enfermedad]”, señala el Dr. Shukla, “y todavía hay mucho que no sabemos al respecto”. En otras palabras, todavía estamos tratando de despejar las incógnitas de cómo reacciona nuestro sistema inmunitario al virus y por qué esa reacción puede variar tanto.

Es probable que existan varios factores que determinen por qué la gravedad de la enfermedad es tan diferente de un paciente a otro, menciona, y las infecciones anteriores pueden ayudar a nuestro sistema inmunitario a reconocer a un viejo enemigo. Sí sabemos que determinadas afecciones subyacentes –edad, diabetes, enfermedad renal o pulmonar, cáncer, enfermedad cardiovascular y obesidad– exponen a las personas a un mayor riesgo de tener un desenlace peor.

También se ha demostrado que la COVID-19 presenta mayor mortalidad en personas que no son de raza blanca.

Sin embargo, la posibilidad (y la esperanza) de que algunos de nosotros podríamos tener una forma de inmunidad al virus sirve de interrogante para los investigadores. Varios estudios han revelado que algunos de nosotros contamos con células inmunitarias que reconocen partes del SAR-CoV-2 debido a infecciones por coronavirus anteriores. Este reconocimiento puede ayudarnos a combatir la nueva infección y puede explicar por qué algunas personas son asintomáticas mientras que otras terminan hospitalizadas con asistencia mecánica respiratoria.

Los coronavirus, dice el Dr. Shukla, han estado entre nosotros por décadas. El resfriado común, por ejemplo, es un coronavirus. No obstante, todavía no sabemos si una exposición de toda la vida a todos esos resfriados incómodos podría ayudar a combatir la COVID-19.

Hasta ahora, se ha avanzado bastante en ese aspecto. En un estudio reciente publicado en la revista Cell, los investigadores analizaron muestras de sangre tomadas antes de que surgiera la COVID-19. Descubrieron células T que reconocieron y atacaron proteínas específicas en la superficie del nuevo coronavirus. Las células T, un tipo de célula inmunitaria, se individualizan para combatir determinados patógenos. De hecho, existen billones de ellas, y tienden a mantenerse en la sangre durante años, creando un tipo de memoria inmunitaria que permite que el cuerpo desarrolle una respuesta más sólida y rápida cuando un patógeno anterior o uno de sus primos atacan nuevamente.

Los científicos también han descubierto que mientras las personas pueden dar negativo en las pruebas de anticuerpos contra COVID-19, pueden dar positivo para las células T que identifican el virus. Esto también puede traducirse en algún tipo de inmunidad contra la enfermedad (la inmunidad de las células T puede producirse independientemente de los anticuerpos).

¿Por qué nuestros cuerpos tienen diferentes reacciones a la COVID-19?

Es fundamental para comprender el sistema inmunitario y sus jugadores estrella. Cuando nos encontramos con un virus, una bacteria, un parásito u otros gérmenes, el cuerpo inmediatamente produce proteínas y sustancias químicas específicas para eliminar al enemigo invasor. Un tipo de glóbulo blanco –los linfocitos B– protege nuestro cuerpo y vigila que ninguna enfermedad tome el control. Las células B también les indican a los linfocitos T que las ayuden a destruir al patógeno. Después de esa batalla, nuestros cuerpos producen anticuerpos que brindan protección a largo plazo para la mayoría de las enfermedades similares.

Los científicos que investigan la COVID-19 están particularmente interesados en las células T, ya que son útiles para ayudar a combatir infecciones futuras. Centrarnos en esta inmunidad especializada de células T es una buena señal para la batalla contra el nuevo coronavirus, agrega el Dr. Shukla.

“La velocidad con la que llevamos a cabo la investigación es increíble”, menciona.

“Están sucediendo tantas cosas al mismo tiempo que estamos encontrando mucha información [acerca del virus] en tiempo récord”.

Pero también advierte lo siguiente: No debemos arriesgarnos, no importa cuántos períodos de resfriados o gripes hayamos combatido. Incluso aquellos que han contraído COVID-19 anteriormente no deben bajar la guardia, ya que los científicos no saben cuánto durará la inmunidad. “Estamos todavía en etapas muy tempranas de esta enfermedad”, explica.

¿Y esas historias acerca de miembros de una familia con resultado positivo mientras que otros nunca contraen el virus? Es posible que no sepamos la historia completa. “Al hablar con ellos y obtener más detalles, descubrimos que la persona [no infectada] comenzó a autoaislarse cuando la otra estuvo expuesta o comenzó a presentar síntomas”, agrega el Dr. Shukla. “Durmieron en habitaciones separadas, permanecieron en lugares diferentes de la casa y se concentraron ampliamente en el lavado de manos. Lo que muestra que estas medidas pueden funcionar”.

Por ahora, el Dr. Shukla. recomienda que continuemos haciendo lo que sabemos que funciona. Lavarse las manos. Usar mascarillas. Y mantener los seis pies de distancia.


Ana Veciana-Suárez, columnista invitada

 

Ana es una colaboradora habitual de University of Miami Health System. Es una autora y periodista reconocida, que trabajó en The Miami Herald, The Miami News y The Palm Beach Post. Visite su sitio web en anavecianasuarez.com o sígala en Twitter a través de @AnaVeciana.

 


LEER MÁS

La COVID-19 está mutando. Espere, ¿cómo es esto?

“Piense en un CD o en una cinta de video”, dice el Dr. Shukla. “Cuanto más se reproduce, más rayaduras es probable que tenga. Algo parecido ocurre con un virus. Cuando un virus se replica, tiene una cierta tasa de error dependiendo de su estructura”. Leer más.

 

¿Está leyendo la investigación?

Debido a que el coronavirus amenaza nuestra salud, seguridad y economía, no es sorprendente que más personas inexpertas estén leyendo estudios científicos por primera vez. Dado el ciclo de noticias las 24 horas del día, los 7 días de la semana, tienen mucha información a su alcance. Aquí hay algunos consejos para evitar la sobreinformación.

Leave a Comment