1-847-461-9798 — contact@newgress.com
logo

Trucos de la vida: tomarse la temperatura corporal

Conocer su “normalidad” es una forma más de mantenerse saludable.

A estas alturas, todos sabemos lo que debemos hacer para disminuir la propagación de la COVID-19:

  • Usar una mascarilla que cubra la nariz y la boca.
  • Mantener las manos limpias y lejos de la cara.
  • Mantener el distanciamiento físico.
  • Quedarse en casa siempre que sea posible.

Maureen Fagan, DNP, FNP-BC, FAAN, quiere agregar otra herramienta a su botiquín de prevención en casa: el humilde termómetro. Como Directora Ejecutiva de Enfermería de University of Miami Health System, la Dra. Fagan ha tomado la temperatura cientos de veces a lo largo de su carrera. En algunos casos ahora, la fiebre es un indicador temprano de coronavirus. “Entre el 19 % y el 24 % de los que dan positivo en la prueba de COVID-19 tienen fiebre”, dice la Dra. Fagan.

Desde su perspectiva, todos los adultos deberían conocer su temperatura de referencia estándar. “Es parte de conocer bien su cuerpo”. Ahora, más que nunca, es beneficioso familiarizarse mejor con su cuerpo y preocuparse por su salud.

Es posible que su temperatura normal no sea la temperatura habitual de otra persona.

“De hecho, un valor de 98.6 °F se consideró el promedio y no la norma para todos. La bibliografía (médica) dice que la mayoría de las personas tienen una temperatura de entre 97 °F y 99 °F”, explica.

Para conocer su temperatura corporal promedio, contrólesela con frecuencia. Para familiarizarse con las fluctuaciones habituales de la temperatura corporal, tómese la temperatura a primera hora de la mañana antes de levantarse de la cama, ir al baño, desayunar o tomar medicamentos. Registre las lecturas durante un mes. Un gráfico le ayudará a ver su rango normal de manera simbólica. Esto le ayuda a comprender su temperatura normal”.

Después de un mes, obtendrá varios beneficios:

Conocer su temperatura corporal le permite comunicarse mejor con sus proveedores de atención médica.
Si por lo general tiene calor o frío, comprenda que tener una temperatura corporal ligeramente más alta o más baja no significa necesariamente que se esté enfermando.
Reconocerá las primeras etapas de la infección cuando el descanso o el tratamiento son más efectivos.

Si sospecha que tiene fiebre porque la piel se siente caliente al tacto, tómese la temperatura. De esta manera, reconocerá el dolor y el calor que se presentan a una temperatura específica. El propósito no es omitir tomarse la temperatura corporal la próxima vez que se sienta mal, sino ver cómo se siente con la medición objetiva de la temperatura. Esto le ayuda a identificar cuál es su temperatura durante una enfermedad.

¿Cómo se toma la temperatura de una persona?

Aunque la Dra. Fagan usó un termómetro de vidrio en los primeros años de su carrera de enfermería, un termómetro digital es más seguro y práctico. Los médicos que atienden a adultos y niños recomiendan las versiones digitales. No coma ni beba nada caliente o frío antes de tomarse la temperatura. Para usar un termómetro digital, primero determine la lectura de la temperatura en grados Fahrenheit o Celsius y luego vuelva a ponerlo en cero. Para ello, enciéndalo, presione hasta el ajuste Fahrenheit o “F” y presione nuevamente hasta ver “F – -” o no ver nada en el visor”, explica la Dra. Fagan. Si eligió Celsius, realice los mismos pasos pero elija “C” en su lugar. Deslice el sensor de medición por debajo de la lengua. Cuando suene un pitido (en aproximadamente un minuto), estará listo para que lo lea.

Si necesita tomarle la temperatura a su hijo

Un niño tranquilo permite una lectura más precisa. No es fácil calmar o distraer a un niño inquieto o revoltoso, pero inténtelo. “Les enseñé a mis hijos a mirarme a los ojos, quedarse quietos, verme respirar profundamente y luego soplar lentamente expulsando el termómetro”, dice la Dra. Fagan. “La toma de la temperatura fue parte del entrenamiento de primeros auxilios de mis hijos. Le di a cada uno de ellos un kit de viaje con un termómetro”. Y trae a colación un punto importante.

Así como todos necesitan su propio cepillo de dientes, cada miembro de la familia necesita su propio termómetro, si es posible. Por otra parte, si bien tomar la temperatura axilar podría ser más fácil en un niño, no es tan precisa como la toma debajo de la lengua. Desde el nacimiento hasta los tres años de edad, la toma de la temperatura rectal es el método recomendado. Su pediatra o enfermero pueden enseñarle la forma correcta de tomar la temperatura rectal. El termómetro de oído por contacto también puede usarse con los niños, siempre que cambie la punta con cada uso.

¿Qué factores afectan la temperatura corporal?

Las enfermedades no son la única razón por la que la temperatura corporal puede ser alta o baja. “Las actividades al aire libre, el clima y el tipo de ropa influyen, al igual que las alergias estacionales, que causan inflamación”. Las infecciones pueden aumentar la fiebre (definida como una temperatura oral de 100.4 °F en niños y adultos) porque “su cuerpo se está preparando para protegerse tratando de combatir un germen o algo que el sistema inmunitario reconoce como extraño”. Cuando las mujeres ovulan, su temperatura puede subir hasta 0.4 grados más y permanecer más alta hasta que comienza la menstruación. Las temperaturas bajas pueden deberse a varias causas, como diabetes, trastornos de la tiroides, consumo de alcohol o drogas, infecciones o estado de shock.

Si tiene fiebre y se siente lo suficientemente mal como para buscar atención de urgencia o emergencia, la Dra. Fagan desaconseja tomar aspirina, Tylenol o Motrin. Los medicamentos para bajar la fiebre interfieren con la capacidad del enfermero para obtener una lectura precisa de la temperatura corporal.

¿Son efectivos los escáneres de temperatura públicos?

Es posible que haya estado recientemente en un lugar público donde un encargado escaneó su frente con un escáner de temperatura infrarrojo. La eficacia de esta tecnología es cuestionable. “He visto grandes cambios en los números que arrojan los controles de temperatura públicos. Es una cifra aproximada y no identifica a las personas asintomáticas o con otros síntomas además de la fiebre”, señala la Dra. Fagan. Sin embargo, los escáneres infrarrojos crean conciencia sobre la necesidad de tomar precauciones y podrían detectar a algunos de los portadores de COVID-19 que tienen fiebre.

Su mejor defensa contra el virus, según la Dra. Fagan, es seguir las pautas de seguridad creadas por los expertos en salud pública.

“Es posible que los funcionarios de salud pública no compartan sus mismas creencias políticas, pero tienen una forma sistemática de comprender el problema de las enfermedades infecciosas y proteger su salud”, explica.

Más allá de eso, tome el control de su salud tomándose la temperatura y adoptando hábitos saludables.

Nunca ha habido un mejor momento para conocer su cuerpo.


Nancy Moreland es escritora colaboradora de UMiami Health News. 


LEER MÁS

un huracán en Miami durante la pandemia

Cómo prepararse para la COVID-19 y para un huracán

Además de la preparación típica para huracanes, este año, tenemos que planificar los peores escenarios. ¿Qué sucede si la COVID-19 los sorprende a usted o a un miembro de su familia antes o después de que un huracán sorprenda nuestra área? Leer mas.

Leave a Comment