1-847-461-9798 — contact@newgress.com
logo

Depresión posparto en pandemia

Desafortunadamente, la depresión y la ansiedad posparto son comunes entre las mujeres después del parto, y la pandemia en curso solo ha aumentado estas preocupaciones.

La mayoría de los padres o las personas que están pensando en convertirse en padres son conscientes de los riesgos relacionados con la depresión posparto. Esta afección es más grave que la típica “melancolía posparto”, y conduce a tristeza prolongada, pérdida del placer o el interés, ansiedad, fatiga u otros síntomas característicos de la depresión o la ansiedad.

Sin embargo, la mayoría de las personas no se dan cuenta de cuán prevalente es realmente la depresión posparto. Según la Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión (Anxiety and Depression Association of America, ADAA), hasta el 15 % de las mujeres tiene depresión o ansiedad posparto. Y entre el 30 % y el 70 % de esas mujeres presenta los síntomas durante un año o más.

Cuando se trata de ansiedad después del parto, las cifras pueden ser más altas, afirma Vanessa Padilla, M.D., psiquiatra clínica de University of Miami Health System. “La frecuencia de la ansiedad posparto puede variar ampliamente dependiendo de cómo se examine, pero se ha descrito en un rango del 5 % al 40 %. En mi experiencia, las madres que tienen antecedentes de trastornos depresivos o de ansiedad son las más vulnerables a presentar o experimentar una recurrencia de sus síntomas después del parto, especialmente si el tratamiento se interrumpió durante el embarazo”.

Los casos de depresión posparto están aumentando durante la pandemia de COVID-19

Aunque la investigación es bastante reciente y recién está surgiendo, los estudios iniciales indican que esta tendencia está empeorando durante la pandemia de coronavirus en curso. Un estudio publicado recientemente en Frontiers in Global Women’s Health observó aumentos sustanciales tanto en ansiedad como en depresión entre las mujeres embarazadas y las madres primerizas. El estudio reclutó a 520 mujeres embarazadas y 380 mujeres en su primer año de maternidad para realizar una encuesta en línea. Los resultados indicaron que los signos de depresión aumentaron del 15 % antes de la pandemia a más del 40 %. Asimismo, los signos de ansiedad moderada a alta aumentaron del 29 % antes de la pandemia al 72 % en el momento de la encuesta.

La Dra. Padilla también ha visto un impacto similar en sus pacientes. “Las madres primerizas expresan su preocupación sobre cuándo permitir visitas en el hogar, de qué manera su sistema de apoyo, como los abuelos, puede no estar disponible debido al riesgo de exposición o cómo amamantar si contraen la enfermedad”, explica ella. “Si a una mujer embarazada se le diagnostica COVID-19, aumenta la preocupación de cómo esto puede afectar su salud y la salud del feto”.

La investigación inicial muestra que la pandemia ya está afectando la salud mental. Aún es temprano, dice la Dra. Padilla, pero “los informes indican que los sobrevivientes de COVID-19 pueden experimentar mayores tasas de ansiedad, depresión e insomnio. En el caso de las mujeres en la etapa de posparto, al adaptarse a un nuevo bebé, el tiempo de posparto en sí mismo puede derivar en la interrupción del ciclo del sueño, lo que puede empeorar los síntomas de depresión o ansiedad. Durante este momento crítico, existe una gran necesidad de promover la evaluación y el tratamiento de la salud mental materna”.

Reconocer los síntomas de la depresión posparto

Los síntomas varían ampliamente desde fatiga, introversión y tristeza extrema hasta cambios de humor, pérdida del control emocional, ansiedad, ideas impulsivas y mucho más. Si usted o un ser querido pueden estar experimentando depresión posparto, busque ayuda.

  • Cuídese. Después de que nace un niño, las madres necesitan mucho descanso, buena alimentación, ejercicio regular y tiempo para relajarse a fin de mantener su salud mental, especialmente en el caso de las mujeres con problemas de salud mental posparto. Hable con su cónyuge, su pareja o sus seres queridos todo lo que pueda.
  • No se automedique. La Dra. Padilla señala que depender de los medicamentos y el alcohol para aliviar la ansiedad y la depresión puede ser problemático. Concéntrese en tener hábitos saludables y busque ayuda profesional si es necesario. Solo un médico puede determinar la necesidad de tomar antidepresivos.
  • Acuda a los expertos. Si nota que usted o un ser querido están luchando con los síntomas de la depresión posparto, hay ayuda profesional disponible. Comience con un proveedor de atención primaria que pueda derivarla a un psiquiatra o terapeuta. Los grupos de apoyo posparto también pueden brindar beneficios para la salud mental. Todas estas opciones están disponibles a través de plataformas digitales, por lo que la ayuda está a solo una videollamada de distancia durante estos tiempos difíciles.
  • Obtenga ayuda de emergencia si es necesario. La Dra. Padilla indica que las mujeres que se enfrentan a una depresión grave o pensamientos suicidas pueden llamar a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea nacional de prevención del suicidio), al 1-800-273-8255.

Wyatt Myers es escritor colaborador de UMiami Health News.


LEER MÁS

morning sickness¿Está embarazada? Esto es lo que necesita saber

La atención obstétrica, como el resto del sistema sanitario, ha tenido que adaptarse a este nuevo enemigo. Esos cambios, junto con la incertidumbre que los acompaña, pueden hacer que la decisión más sencilla sea exponencialmente más compleja. Leer más.

Leave a Comment