1-847-461-9798 — contact@newgress.com
logo

Niños y COVID-19: ¿qué es el MIS-C?

Por Judy Schaechter, M.D., M.B.A.
Presidenta de Pediatría
University of Miami Health System

 

Es fundamental reconocer que la gran mayoría de los niños, incluso si están expuestos al nuevo coronavirus, lo sortearán muy bien.

La mayoría de los que contraen el virus no lo sabrán porque no tendrán ningún síntoma o tendrán síntomas muy leves (como fiebre, secreción nasal, tos, vómitos y diarrea). Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), los niños no son una población de alto riesgo de infección por COVID-19. Incluso la pequeña proporción de niños y bebés que han estado enfermos con el virus se han recuperado en gran medida.

Sin embargo, existe evidencia reciente de un síndrome inflamatorio multisistémico en niños (multisystem inflammatory syndrome in children, MIS-C) asociado con la infección por COVID-19. El MIS-C se describe como una inflamación (hinchazón) en múltiples sistemas del cuerpo.

¿Qué sabemos sobre el MIS-C?

Los pediatras como yo y los expertos en enfermedades infecciosas de todo el país todavía están aprendiendo sobre esta afección. No todos los niños que padecen MIS-C presentan los mismos síntomas.

El MIS-C está asociado con lo siguiente:

  • obtener una prueba de coronavirus positiva (o exposición previa al virus)
  • tener fiebre alta persistente (más de 100.4 grados durante al menos 24 horas)
  • presentar insuficiencia en al menos dos sistemas de órganos

Los sistemas de órganos podrían estar involucrados a través de lo siguiente:

  • enfermedad gastrointestinal (dolor abdominal, diarrea o vómitos)
  • problemas cardiovasculares
  • síntomas respiratorios
  • observaciones en la piel como sarpullido o hinchazón
  • síntomas neurológicos (dolores de cabeza, fatiga, desorientación)
  • otros problemas

Si su hijo presenta alguno de estos síntomas, comuníquese con su pediatra para realizar una evaluación. En University of Miami Health System, tenemos los recursos para cuidar a los niños y los protocolos de seguridad mejorados para evitar la propagación del nuevo coronavirus. Los pediatras aquí están alertas para controlar el MIS-C, y estamos preparados para cuidar a cualquier niño con esta afección. Aun así, tenga en cuenta que este síndrome es raro.

Los síntomas del síndrome MIS-C parecen aparecer en niños de tres a cuatro semanas después de que ocurre un pico en la comunidad local. Miami-Dade tuvo un pico del virus en abril, y luego llegamos a una meseta y vimos un número sostenido de casos de coronavirus durante más de un mes.

¿Qué sabemos sobre la infección por COVID-19 en niños (sin signos de MIS-C)?

La comprensión del virus está evolucionando frente a nosotros. Según lo que sabemos ahora, a menos de seis meses de que comenzó la pandemia, la mayoría de los niños infectados con COVID-19 serán asintomáticos y no necesitarán ningún tratamiento especial. Además, los niños no parecen ser los que transmiten principalmente el virus a otros. Los pacientes sintomáticos tienen más probabilidades de propagar la enfermedad que aquellos que no muestran síntomas (asintomáticos).

Por supuesto, algunos niños y adolescentes se enfermarán con COVID-19. Una parte de ellos presentará síntomas respiratorios muy parecidos a los de los adultos, como falta de aliento y marcadores inflamatorios elevados. Estos marcadores en la sangre indican que los órganos del cuerpo están luchando. En general, todo lo que ha escuchado sobre lo que les sucede a los adultos (tos seca, dolores musculares, fiebre y dificultad para respirar) puede ocurrir en los niños. Pero, hasta ahora, estos síntomas ocurren con menos frecuencia y menos gravedad en los niños.

La investigación disponible nos dice que los niños padecen una enfermedad más leve con una duración más corta y es posible que no tengan algunas de las características clave que tienen los adultos. Son menos los niños que presentan el virus que experimentan fiebre y tos que los adultos infectados. Entre los niños hospitalizados en China, solo el 48 % (menos de la mitad) tenía fiebre. La investigación sugiere que los niños hospitalizados por COVID-19 experimentan frecuencia cardíaca rápida o respiración rápida con mayor frecuencia. Al igual que los adultos, algunos experimentan pérdida de sabor y olfato.

Es bueno saber que a la gran mayoría de los niños que han estado enfermos con COVID-19 les ha ido muy bien en su recuperación.

¿Qué pueden hacer los padres?

Alentamos a los padres a cuidar a sus hijos como lo harían siempre con cualquier enfermedad. Si su hijo tiene fiebre, no está comiendo o no parece estar bien, llame a su médico, tal como lo habría hecho antes de la pandemia. Podemos evaluar minuciosamente a los niños con cualquier enfermedad y proporcionar toda la atención necesaria.

Los CDC enfatizan en que “si su hijo muestra signos de advertencia de emergencia, incluidos dificultad para respirar, dolor persistente o presión en el pecho, confusión repentina, incapacidad para despertarse o permanecer despierto, labios o cara azulados, dolor abdominal intenso u otros signos preocupantes, busque atención de emergencia de inmediato”. En realidad, este es el mismo consejo que la comunidad médica da a los padres en cualquier momento para dichos síntomas.

Mantenga la calma y tenga en cuenta que la posibilidad de que esto suceda en su familia no es motivo de pánico. No se preocupe demasiado por lo que no puede controlar. Asegúrele a su hijo que incluso si contrae el virus, es muy probable que esté bien.

Cómo proteger a niños y adultos de infecciones

Concéntrese en lo que puede hacer para proteger a su hijo, a usted mismo y a los demás. Puede distanciarse físicamente, usar una máscara facial en público para mostrar un comportamiento seguro a su hijo, y enseñarle a los niños pequeños sobre la importancia del distanciamiento físico, el lavado de manos y el uso de una máscara. Esta es una excelente oportunidad para mostrar responsabilidad y compasión por los demás.

Hágales saber a los niños que la máscara es para la protección de todos. No podemos saber si las personas que nos rodean pueden transmitir la infección o no, incluso si se ven bien. No podemos decir con certeza que no lo tengamos nosotros mismos, incluso si nos sentimos bien.

El lavado de manos adecuado también es esencial para detener la propagación de la infección. Si tiene niños pequeños, encuentre una canción divertida para cantar o silbar mientras se lavan las manos durante al menos 20 segundos. Los adolescentes pueden elegir su propia melodía musical favorita.

No demore la vacunación de su hijo en este período de coronavirus. Manténgala al día, incluso si está fuera de la escuela o del campamento. Asegúrese de que todos en su familia reciban una vacuna contra la gripe este otoño.


¿Está relacionada la enfermedad de Kawasaki con la COVID-19?

Por Sethuraman Swaminathan, M.D.
cardiólogo pediátrico, University of Miami Health System

No. La enfermedad de Kawasaki (Kawasaki Disease, KD) es un trastorno inflamatorio agudo que afecta principalmente a niños pequeños (de 1 a 4 años). Aunque se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, se cree que está relacionada con algunas infecciones. Algunos niños con MIS-C tienen síntomas similares a la KD, pero estas dos afecciones son diferentes. Menos de la mitad de los niños con MIS-C relacionado con COVID-19 también informan presentar síntomas similares a los de la KD.

Síntomas de la KD:

  • fiebre alta
  • sarpullido
  • agrandamiento de los ganglios linfáticos
  • hinchazón de manos y pies
  • ojos rojos
  • afectación de la mucosa en la boca y los labios
  • En casos excepcionales, las arterias coronarias pueden estar involucradas (agrandamiento local o difuso)

 


MÁS INFORMACIÓN

Sí, sus hijos deberían vacunarse, incluso durante una pandemia.

Muchos padres planean reanudar las vacunas de rutina de sus hijos una vez que el virus ya no se considere un riesgo grave y se hayan levantado las órdenes de quedarse en casa. Sin embargo, los médicos advierten que esta demora podría causar un aumento en las tasas de infección entre los niños, que también puede extenderse a los adultos. Leer más (en ingles).

Consejos para niños con necesidades especiales con educación en el hogar

“Los padres no deberían tratar de ser maestros”, dijo Gwen Wurm, M.D., médica pediatra de University of Miami Health System. “Es posible que su hijo no esté completando las clases en casa exactamente como la escuela preferiría, pero se trata de sobrevivir a este momento en nuestras vidas y sus limitaciones. No se estrese si su hijo no está sentado quieto y completa todas las clases que le proporciona la escuela. Ya habrá tiempo para que su hijo se ponga al día en el aula”. Leer más (en ingles).

Leave a Comment